sábado, 8 de noviembre de 2014

Confesión

El amor no se anuncia,
llega furtivo
y te asalta por sorpresa.
El amor es un intruso torpe
que interrumpe la paz del corazón.
No conoce de permisos ni de restriccciones.

La pasión no escucha a Dios
ni acata mandamientos.
Avanza como huracán rugiente, 
remueve los cimientos del alma
y consume voraz
la voluntad del espíritu.


La pasión y el amor me han visitado.

Publicar un comentario