lunes, 5 de agosto de 2013

Carromero, háblame de colores

Dice un antiquísimo refrán que la mentira tiene piernas cortas. Mejor, dice La Biblia que no existe nada oculto que no haya de ser revelado. He aquí la confirmación de ambas aseveraciones. Ángel Carromero ha vuelto a hacer declaraciones falsas contra Cuba, sólo que se ha enredado en la traicionera red de sus mentiras. Les recomiendo este artículo.



En medio de tantas degracias, crisis económicas, escándalos que salpican monarcas y políticos y un doloroso accidente ferroviario atribuible a errores humanos era previsible. La prensa de derecha española -¿existe otra?- ha echado mano al personaje que más ha divertido a los españoles en el último año.
 
El político del Partido Popular Ángel Carromero ha aparecido este lunes en la portada del diario madrileño El Mundo con el mismo cuento que le hizo a The Washington Post el pasado marzo
sobre su responsabilidad en un accidente automovilístico en el que fallecieron dos personas, del que resultó culpable en un juicio que el Cónsul General de España en Cuba describió como “procesalmente impecable”.

“Los servicios secretos cubanos asesinaron a Oswaldo Payá” se titula la entrevista con Carromero que publica El Mundo, en la que éste afirma: “Un vehículo azul comenzó a perseguirnos. Oswaldo me dijo: ´Son de la comunista´. El coche nos embistió por detrás y nos sacó de la calzada”.

Más allá de que, como dijimos a raíz de la entrevista del Post, la imagen del carro que conducía Carromero  ”no muestra ningún impacto en la defensa trasera del vehículo siniestrado al salirse de la vía y chocar con un árbol, según probaron testigos y peritos en el juicio que contó con numerosa asistencia de la prensa extranjera acreditada en la Isla”, es una lástima que en tanto tiempo transcurrido el temerario conductor -según los archivos madrileños de tránsito- llegado a Cuba en plan de James Bond no haya tenido tiempo de revisar sus declaraciones al diario estadounidense.

Al Washington Post, Ángel Carromero le habló de perseguidores que sólo él ha visto a bordo de “un viejo lada rojo” (was an old, red Lada) y ahora le cuenta a El Mundo sobre “un vehículo azul”. ¿En qué quedamos, Carromero? Una cosa  es no saber conducir y otra bien distinta no conocer los colores.
 
Dicen los científicos que el color rojo estimula la atención y el azul la imaginación, quizás por eso decidiste cambiar los colores. Se necesita mucha, mucha imaginación, para creer tu(s) historia(s): una al tribunal y la prensa extranjera en Cuba, otra a The Washington Post y esta ¿última? a El Mundo.
Publicar un comentario