sábado, 25 de septiembre de 2010

50 años en familia

Siempre que se acerca el 28 de septiembre, fecha en que fueron fundados los Comités de Defensa de la Revolución -o simplemente los CDR- revivo los días de mi infancia, en mi barrio de la calle Fontaine, en Jobabo. Fue allí donde aprendí a querer a esa familia más grande, a la que la mayoría de los cubanos nos sentimos orgullosos de pertenecer.


Nunca olvidaré el entusiasmo de los vecinos de la cuadra, su disposición para participar en cada una de las actividades a las que se les convocaba: donaciones de sangre, recogida de materias primas, la construcción de las aceras.
Mi mamá fue durante varios años miembro de la dirección del CDR, recuerdo la confección de adornos para las celebraciones, las reuniones de los vecinos frente a la casa, el ir y venir de los muchachos que tratábamos de ayudar en todo.
Mi papá, fue donante voluntario de sangre mientras la edad se lo permitió, acumulando más de 50 donaciones.
Hoy, a pocas horas de celebrarse el 50 aniversario de su fundación, no puedo menos que escribir estas líneas como homenaje a esa familia mayor a la que pertenecemos más de 8 millones de cubanos.
Porque eso son y seguirán siendo los comités de Defensa de la Revolución, una familia inmensa que se ama, y que está preparada para seguir defendiendo desde el barrio la soberanía y la dignidad de la Patria.
Publicar un comentario