viernes, 24 de febrero de 2012

Convite a la parrilla en Buena Vista


Exclusivo.  Sui géneris. Es el restaurante que desde el pasado 31 de diciembre distingue a la populosa comunidad de Buena Vista, con cuyo nombre fue bautizado.
El establecimiento es el único de Las Tunas en el que pueden degustarse asados a la parrilla; y tiene la peculiaridad de que los clientes pueden ver todo el proceso de elaboración de los alimentos.
El proyecto fue concebido por el arquitecto Domingo Alás, creador de las plazas Martiana y de la Revolución, de la capital tunera.  El resultado: una construcción moderna, acogedora y confortable; amueblada y decorada con elegancia.

PARRILLADA Y RESTAURANTE
“La parrillada” se le  llama popularmente al Buena Vista, aunque este es solo uno de sus servicios.
Ubicada en el exterior, tiene capacidad para 20 personas. Desde las 11 de la mañana y hasta las 9.45 p.m., se ofertan pollo y cerdo asados, y el churrasco (variedad de carne de res a la parrilla, típica de Argentina, Uruguay y Bolivia).
Las bebidas  preparadas en el servi-bar se ofertan, en esta área, en pesos convertibles.
El restaurante, diseñado para 40 comensales brinda servicio de almuerzo y comida, en dos turnos en cada caso. Además de los productos de la parrilla, pueden consumirse una  variedad de platos de la cocina criolla e internacional, previa reservación en el Buró de la ciudad.
Bernardo Betancourt, chef  graduado en la Escuela Internacional, es el artífice principal en la cocina del Buena Vista. Asistido por un equipo de cocineros, parrilleros, luncheros, ayudantes, se esmera para lograr la satisfacción de  los usuarios.
“Cada plato lleva una decoración armónica, pequeña y sencilla, jugando con los colores, y teniendo en cuenta que se complemente las características de olor, sabor y textura de los alimentos.”
Varios clientes han expresado su agrado tanto por la rapidez del servicio  -de los 45 minutos establecidos están consumiendo de 10 a 15 solamente- como por la calidad en la elaboración. En el poco tiempo transcurrido desde su apertura algunos ya son asiduos.
Del celo de trabajadores y clientes depende que el restaurante-parrillada Buena Vista no sea una estrella fugaz en el firmamento gastronómico de Las Tunas, sino que se mantenga como una opción de lujo para locales y visitantes.