jueves, 11 de abril de 2013

Elogia Fernando González libro de académico canadiense sobre Cuba

Fernándo González Llort, uno de los héroes cubanos injustamente encarcelados en los Estados Unidos, hace ya casi 15 años, escribó una enjundiosa crítica sobre el libro Cuba y Sus Vecinos: Democracia en Movimiento, del académico canadiense Arnold August.

Comparto íntegramente la reseña de Fernando; y los invito, además, a visitar el sitio www.democracyintheus.com, para conocer más sobre este texto que "contribuye definitivamente a deshacer los mitos instaurados en los consumidores de la información manipulada por los medios de comunicación masiva, controlada por grandes intereses económicos..."


«El libro Cuba y Sus Vecinos: Democracia en Movimiento, por Arnold August, es un trabajo excepcional que va a lograr el objetivo de educar a la audiencia a la que está destinado y va a ayudar a abrir la mente de todas aquellas que lo lean. 


El capítulo sobre la democracia en los Estados Unidos es de lo mejor que he leído en cuanto a análisis crítico de la formación de la nación norteamericana, de su ideología y su sistema político. He leído los documentos vinculados al libro en el sitio web www.democracyintheus.com y me han resultado muy interesantes y educativos. Son comentarios breves pero van a la esencia de cada uno de los temas que tratan, y esclarecen las razones por las cuales la elite política de este país actúa de la manera que lo hace. 

Resulta muy interesante todo lo que tiene que ver con el puritanismo y otras idiosincrasias de la ideología que dio formación a esta nación, y que se reflejan en la política doméstica e internacional a través de la historia.


El análisis de la Declaración de Independencia y de la Constitución, sus limitaciones y el órigen de clase de las mismas es muy esclarecedor. El estudio de caso del actual presidente [Barack Obama] va incluido en esa valoración general que hago. La sección sobre las elecciones presidenciales en Estados Unidos en el 2008 y 2012, la significación del actual presidente y cómo funciona el sistema electoral en este país, me pareció de lo mejor que he leído sobre ese tema.


Me resultó muy interesante el análisis de las potencialidades y las limitaciones del movimiento Occupy. Hace un par de semanas [marzo del 2013]mirando el canal de T.V. RT (Russia Today) supe de un informe obtenido a través del Freedom of Information Act en que el FBI admite haber monitoreado a ese movimiento, y aun otras cosas peores. La prensa norteamericana no reflejó nada sobre eso, al menos el The New York Times que yo leo.


Pero no es solo esa sección del libro la que me impresionó. El libro contribuye definitivamente a deshacer los mitos instaurados en los consumidores de la información manipulada por los medios de comunicación masiva, controlada por grandes intereses económicos, siguiendo la línea de las elites políticas en este país, sobre la ausencia de elecciones y de democracia en Cuba.


Su descripción y análisis del sistema democrático y electoral cubano es excelente. Es lo mejor, sin duda alguna, que he visto escrito sobre ese tema. Hay elementos del funcionamiento democrático de la sociedad cubana que yo mismo no había reparado en ellos.


La publicación da la clave al reconocer la unidad y la elaboración de consenso cómo las guías de todo el proceso democrático. Las observaciones críticas son sensibles, muy inteligentes y contextualizadas.


Yo he empezado a recomendar el libro a todos aquellos que se interesan por el tema de Cuba. Creo, sinceramente, que ha hecho una contribución muy significativa al esclarecimiento de la realidad democrática en Cuba. El libro se convierte en un instrumento muy útil y esencial en la lucha en el terreno de las ideas».