miércoles, 1 de enero de 2014

A modo de bienvenida

Hola 2014. He tardado un poco en saludarte, pero espero que no te disgutes y sepas disculpar mi demora, motivada por las urgencias diarias del trabajo y el hogar, presentes aún en los días festivos.

Si puedes hablar con tu antecesor, el 2013, dile que no me que no me despedí porque fue un año muy trágico, en el plano personal. La muerte inesperada muerte de mi papá a mitad del calendario me dejó una tristeza que sólo el amor de Dios ha podido mitigar. Aunque también tuve grandes alegrías, como que Ernesto terminara el preuniversitario y obtuviera la carrera de Medicina.

Quiero que sepas que en Cuba se te esperó con alegría y esperanza. Que las fiestas para darte la bienvenida comenzaron con varios días de anticipación. La tarde-noche del 31 de diciembre, en víspera de tu llegada, parecía que a Las Tunas la estaban incendiando por cuarta ocasión;  ¡era tanto el humo de los hornos en los se asaban puercos para la cena de fin de año!

El andar a través de tus días tampoco será sobre un lecho de pétalos de rosa, cientos de factores y cirscunstancias levantarán duros obstáculos; pero estamos preparados para asumir los retos.

Por mi parte, espero seguir superándome profesionalmente, tener un poco más de tiempo para escribir aquí unas cuantas páginas pendientes desde hace tiempo, que Dios siga bendiciendo y guardando a mis hijos y mi hogar , y que pueda ver a mis dos hermanos.
Publicar un comentario