domingo, 26 de mayo de 2013

Boxeo tunero: A la sombra de glorias pasadas

Fallecido en 11 de junio de 2012,
a Stevenson se le considera uno de los mejores
superpesados de todos los tiempos
.
Las Tunas ha sido una región pródiga en excelentes representantes  del más viril de los deportes. Evelio Mustelier (Kid Tunero), fue el primero de los púgiles locales en ganar sólido prestigio internacional, entre las décadas del 30 y el 40 de la pasada centuria.

Si bien no pudo ganar ningún título, Tunero –quien peleaba en la división de 75 kg- fue capaz de derrotar a cuatro campeones mundiales: Marcel Thill, Anton Christifodis, Ken Overlin y Ezzard Charles.

Después del triunfo de la Revolución, específicamente entre los setentas y ochentas, surgió una pléyade de excelentes púgiles encabezados por quien es considerado el mejor boxeador amateur de todos los tiempos: el tricampeón olímpico y mundial Teófilo Stevenson.

La relación la engrosan figuras como el titular de Moscú’80, José Gómez (75 kg); y los campeones mundiales Omar Santiesteban (51kg) y Roberto Álvarez (81kg). Estos, junto a otros que se destacaron en el nacional, le ganaron a Las Tunas el sobrenombre de “la tierra de los campeones del boxeo”.


Más tarde, durante los años 90 y los comienzos del siglo XXI, escalaron los cuadriláteros cubanos e internacionales pugilistas como Ángel Comendador, Jorge Guzmán, Damián Austin, y Yankiel León, cuyos palmarés hablan de la continuidad de una tradición triunfadora entre las 12 cuerdas.

Damián Austin, campeón mundial
en las categorías de 60 y 71 kilogramos
En la Academia provincial de esta disciplina, establecida en la zona de El Cornito, se formaban los nuevos talentos del pugilato tunero, algunos de cuyos nombres hemos mencionado.

Muchos habitantes de esta ciudad recuerdan aún los frecuentes carteles boxísticos en la Calle Colón. También en los gimnasios de los diferentes municipios se podía disfrutar de los combates, en los que peleadores ya establecidos cruzaban guantes con los jóvenes en ascenso, para el deleite de una afición exigente y conocedora.

Pero desde el año 2005 hasta la actualidad, es otro el panorama. La carencia de recursos y la desidia humana dieron al traste con el antiguo brillo del boxeo en estos predios.

La antigua Academia está en ruinas. Y aunque en varias escuelas primarias existen áreas especiales; no existe una estrategia efectiva para que los muchachos con mejores condiciones transiten por los diferentes escalones de la pirámide del alto rendimiento, hasta llegar a la categoría de mayores.

Los pobres resultados en el campeonato nacional Playa Girón, y la ausencia de boxeadores locales en la preselección nacional (generalmente incluye 4 hombres en cada división), son más que elocuentes. 

Las últimas medallas de Las Tunas en estas lides fueron dos bronces en la edición de 2011; por intermedio de Leonel Álvarez, en los 52 kilogramos, y Sandro Abraham Aguilera, en los 75.

Omar Santiesteban, a la izquierda, campeón de
la Copa del Mundo de montral, Canadá en 198.
En la eliminatoria oriental del Torneo Nacional por Equipos, que concluyó recientemente, la provincia concluyó en el sótano, con sólo 134 puntos.

No obstante, la próxima celebración aquí de la primeracopa nacional Teófilo Stevenson Lawrence inMemorian podría marcar un punto de inflexión que devuelva el pugilismo tunero a planos estelares, de regularizarse en el calendario de eventos de la Federación Cubana de Boxeo.

Una gran expectativa ha suscitado el evento, cuyo objetivo -además de rendir homenaje al legendario superpesado- es promover el talento en las divisiones de 75, 81, 91 y más de 91 kilogramos, precisamente en las que más han brillado históricamente los tuneros.