jueves, 2 de mayo de 2013

Los que no desfilamos



El Primero de Mayo es un día especial en Cuba.  Cada año, millones de cubanos ocupan sus puestos en los bloques de los diferentes sindicatos. Algunos portan carteles; otros, banderolas, fotos de mártires o de nuestros líderes.


Así en cada ciudad, poblado o comunidad, el desfile proletario es protagonizado por quienes día a día construyen su propio futuro.


Mientras millones desfilan,
otros garantizan servicios vitales
Sin embargo, muchos cientos de miles –entre quienes me cuento- no desfilamos. Somos esos que permanecemos en nuestros puestos de trabajo, para garantizar bienes y servicios vitales, aún en días festivos.


Médicos, enfermeras, panaderos, gastronómicos, …colegas. Sé que su corazón latió al unísono del los de sus compañeros que abarrotaron plazas y calles a lo largo y ancho del Caimán. También, que conscientes de la importancia de cuidar la retaguardia, trabajaron con esmero renovado.

Para ustedes, que desde el anonimato continúan haciendo posible nuestra sociedad, valgan estas líneas como mi homenaje.






Publicar un comentario