jueves, 9 de abril de 2015

El asesino que nos mató una estrella


Coronel de la CIA y ex cubano, Félix Rodríguez Mendigutía
fue uno de los responsables directos del asesinato del Che

Por Enrique Milanés León

Félix Rodríguez Mendigutía. Ocupación: asesino. (Mal) nacido en 1941. Coronel de la CIA y ex cubano. Fue el mercenario No. 2718 para la invasión a Girón, aunque la respuesta de Cuba no le dio tiempo a participar directamente. Tiene, si cabe, una mancha mayor: la muerte del Che. Enviado a Bolivia, cuando la Inteligencia norteamericana detectó la presencia del Che en ese país, se radicó en Santa Cruz de la Sierra y luego en Vallegrande.


El 9 de octubre de 1967 fue a La Higuera, donde trató de interrogar violentamente al Guerrillero Heroico, cuyo asesinato le tiene entre los responsables directos. Una vez asesinado el Che, Rodríguez se hizo fotos junto al cadáver y regresó a Estados Unidos.


Muy temprano, la CIA descubrió su talento para matar y lo reclutó en 1960. Desde entonces comenzó a cumplir «misiones» en Cuba.


En Guatemala participó en la preparación de la Brigada 2506. Contactó con bandidos en la provincia de Las Villas para que hicieran actos de sabotaje.


Pasó el curso de oficiales del Ejército en Fort Benning, Estados Unidos, donde tuvo como «condiscípulos» a Jorge Mas Canosa, Luis Posada Carriles y José Francisco «Pepe» Hernández.

Varios investigadores sostienen que estuvo implicado en el asesinato de Kennedy, en 1963, crimen en el que estaría acompañado por Frank Sturgis, Herminio Díaz, Orlando Bosch, los hermanos Guillermo e  Ignacio Novo Sampoll y, particularmente, Luis Posada Carriles. Él dice que no recuerda lo que hizo ese día.


También Vietnam lo sufrió. Allí participó en el Programa Phoenix, que asesinó a 26 369 personas entre las 33 350 detenidas en los centros de interrogatorio norteamericanos.


Con la fachada de la empresa Air América traficó heroína desde Laos para la red del mafioso Santo Trafficante. Esas operaciones eran dirigidas por Donald Gregg y Theodore Shackley, jefes de la CIA en la zona. Rodríguez fue condecorado con nueve medallas por el Gobierno títere de Vietnam del Sur.


Fue asesor del Ejército argentino entre 1972 y 1973, y en 1974 y 1975, instruyó a militares en algunos países del Caribe, zona en la que «cubrían varias islas por la Inteligencia».


En 1974 colaboró con Orlando Bosch, quien seguía orientaciones de George Bush padre, entonces director de la CIA, para    reunir el conjunto de los grupos terroristas de Miami en uno solo: la Coordinadora de Organizaciones Revolucionarias Unidas (CORU), autora de un centenar de atentados en más de 25 países. Dos años después, Bush le impuso la medalla Estrella al Valor.


De acuerdo con la revista norteamericana Rolling Stones, en 1987, ya «retirado» de la CIA, Félix Rodríguez aún iba mensualmente a la sede de la Agencia para «recibir tareas» y, de paso, serviciar su Cadillac azul «a prueba de balas».


Ha participado en varios planes de atentado contra Fidel. Es el jefe de la organización terrorista Brigada 2506, que agrupa los restos de aquella expedición de resentimiento burgués. En Panamá, por el oscuro canal que mueve el odio, Félix Rodríguez exhibió de nuevo sus largas ansias de atacar. (Juventud Rebelde)