jueves, 29 de septiembre de 2016

Respuestas claras ante oscuras intenciones


Por Lisbet Penín Matos - Tomado de Las Razones de Cuba -

“Si los jóvenes fallan, todo fallará”, estas constituyen certeras palabras pronunciadas por el líder de la Revolución Cubana Fidel Castro Ruz; y aunque para algunos la juventud representa inmadurez y rebeldía, suele mostrar capacidad, inteligencia, entusiasmo y responsabilidad en momentos cruciales. Tal es así que, recientemente, en numerosos centros educacionales de la Isla, los estudiantes se oponen al Programa de Verano para Jóvenes Cubanos auspiciado por la Organización no Gubernamental (ONG) World Learning, la cual conformó un evento de “intercambio académico” con el objetivo oculto de modificar ideologías e inculcar patrones consumistas en las nuevas generaciones.

Susanne Santiesteban Puerta, Presidenta de la Federación de Estudiantes de la Enseñanza Media (FEEM), ofreció sus consideraciones acerca de este nuevo plan desarrollado por el gobierno de Estados Unidos.

“Para nadie es un secreto que el gobierno de los Estados Unidos a lo largo de estos más de 50 años de Revolución ha mantenido una estrategia subversiva, hostil e injerencista dirigida al pueblo cubano, pero que ha tenido como blanco fundamental a los jóvenes y estudiantes. Muestra de ello, han sido los programas que se han estado organizando contra jóvenes cubanos, y hay uno relacionado con la World Learning, una ONG que está financiada por el gobierno de los Estados Unidos”.

¿Por qué los estudiantes cubanos han decidido hacer frente a este plan de becas de la ONG World Learning?

En el Programa de Verano para Jóvenes Cubanos se les enseñaban los valores de la sociedad norteamericana, que por supuesto se oponen a los valores de la Revolución Cubana, y ante ello, el estudiantado cubano ha decidido manifestarse sobre todo porque ratificamos el principio de que no somos, ni seremos manipulados por el gobierno de los Estados Unidos.

Pero esto no significa que los jóvenes cubanos se opongan al intercambio académico, cultural o científico.

“No, nos oponemos al intercambio. Cuba y Estados Unidos pueden tener intercambio cultural, científico, educacional, de hecho se conocen más de 1300 intercambios con estudiantes estadounidenses, pero siempre sobre la base del respeto; y el programa de Campamento de verano para Jóvenes Cubanos ha sido organizado de manera ilícita, pues viola lo instaurado en el restablecimiento de relaciones Cuba-Estados Unidos. El estudiantado cubano ratifica los deseos de mantener relaciones sobre la base del respeto y de la cooperación mutua.

Hace un momento hablabas de la manipulación que se oculta detrás del slogan del programa, ¿qué elementos permiten afirmarlo?

“Ha sido un plan muy bien estructurado, porque no tiene en esencia la formación de un joven que luego pueda aportar al país en ninguna de sus aristas. Por ejemplo, no se utiliza un joven por la vía oficial, sin violar lo establecido, para formarlo en una rama de la biotecnología y que después pueda influir en el desarrollo del país. Se buscan jóvenes y se forman solo en cursos de liderazgo, de unidad, de consenso… A los jóvenes cubanos no les hace falta un curso de liderazgo, tampoco nos hace falta que vengan a enseñarnos sobre unidad, porque la Revolución Cubana es la mayor muestra de unidad que tenemos hoy en el país. Entonces sobre todo, lo más importante que estamos repudiando los jóvenes cubanos es que estos proyectos se hagan para el desarrollo de la Isla y no para la formación de un líder de cambio, pues eso es lo que pretende el gobierno de Estados Unidos con los estudiantes cubanos.

Según las bases del programa, está diseñado solamente para estudiantes entre 16 y 18 años, ¿bajo qué líneas se estructura este curso de verano y en qué actividades participan los jóvenes?

“En este programa, se hace un conecto con los jóvenes en la Isla de forma ilegal. En julio vinieron tres ciudadanos panameños y uno español para conectar a todos los jóvenes que habían aplicado la encuesta que por las redes sociales circula de forma ilícita. Estas personas llegaron con tarjetas de turistas para organizar, esa fue la primera violación, y cuando además, se les preguntó por qué estaban con visas de turista, haciendo este tipo de acciones, ellos dijeron que estaban financiados por el gobierno de Estados Unidos. Esto demuestra que sí hay un interés político detrás de este programa.

“A los estudiantes los unen y los llevan hasta Panamá. En Panamá viajan hasta los Estados Unidos, los hospedan en casas de familias norteamericanas donde comienzan a inculcarle valores de la sociedad norteamericana, y luego los llevan de visita a algunos lugares y comienzan a hablar de política, de democracia, de derechos humanos, de libertad de expresión, realmente con un marcado matiz ideológico.

¿Cuál es la posición de la FEEM y del estudiantado cubano de manera general ante acciones de este tipo?


“Los estudiantes cubanos, la juventud cubana somos fieles a la historia, seremos fieles a Fidel y a Raúl. No permitiremos de ninguna manera que se nos manipule, ni que la Revolución Cubana reciba influencia de los Estados Unidos. Hay una juventud firme que espera con ansias todo lo que pueda suceder y que piensa que el restablecimiento ha sido bueno, pero siempre sobre la base del respeto. Hay una juventud leal a los principios de la revolución y que por tanto no claudicará jamás”.